“Hicimos lo que correspondía: defender el puesto de trabajo y el futuro de nuestros hijos”

A la derecha, sentado, Juan Carlos Asenjo, junto al resto de los trabajadores que compartían turno en el Campamento | Foto: Gema Delgado

Juan Carlos Asenjo: “Hicimos lo que correspondía: defender el puesto de trabajo y el futuro de nuestros hijos”

Entrevista trabajador y miembro comité de empresa Coca-Cola en Fuenlabrada

Andrés Aranguren.- Los trabajadores de la embotelladora de Coca-Cola en Fuenlabrada (Madrid) llevan ya medio año de lucha para defender sus puestos de trabajo ante el intento de la empresa Coca-Cola Iberian Partners (CCIP) de cerrar la fábrica. La multinacional comunicó el cierre el 22 de enero de este año y el día 4 de febrero, los trabajadores levantaron un precario campamento en la puerta de la antigua embotelladora. Y ahí pasaron 100 días custodiando la entrada para que no la desmantelaran, hasta que el 13 de junio llegó la buena y esperada noticia: la Audiencia Nacional condenó a Coca-Cola Iberian Partners a la readmisión de todos los empleados con el abono de los salarios dejados de percibir tras el anuncio del expediente de regulación de empleo (ERE). Ahora ya sólo queda esperar a que se ejecute la sentencia, pero ya es cuestión de días. Mientras, el campamento continúa en pie, y los espartanos de Coca-Cola -como se denominan- tienen la sonrisa de la victoria en los labios: han ganado el pulso a la multinacional más conocida del mundo. No ha sido fácil, durante este casi medio año, entre 20 y 30 empleados han permanecido haciendo guardias en el campamento, en turnos, como si continuaran trabajando. El campamento tiene hasta su corral de gallinas pero no plantaron huerto porque, aunque hoy los tomates ya estarían maduros, tenían la esperanza de haber podido levantar el campamento antes de que crecieran. La idea de hoy es no bajar la guardia y continuar hasta que el ERE deje de tener validez, lo que no sucederá hasta el 31 de diciembre.

En todo este tiempo los más de 600 trabajadores de Coca-Cola, especialmente los 236 despedidos forzosos, no han dejado de manifestarse. Lo hicieron en Fuenlabrada, en la Puerta del Sol, en el estadio Vicente Calderón, en el Santiago Bernabéu, en la sede de la Inspección de Trabajo, en la embajada de EEUU, en la gala de los Goya, o incluso en la final de la Champions. Camaradas del comité de empresa también estuvieron en actos de Izquierda Unida, como en el cierre de campaña de las elecciones europeas en Madrid. El PCE e IU siempre han apoyado su lucha y celebran la victoria de estos espartanos.

Mundo Obrero: ¿Cuándo os planteasteis levantar este campamento?

Juan Carlos Asenjo: La idea de acampar comienza a tomar forma en las primeras asambleas que hicimos dentro de la fábrica cuando empezamos a conocer el conflicto. Por experiencia, por otros compañeros delegados y por otras empresas preveíamos lo que se nos podía venir encima y que iba a ser un conflicto duro. Así que empezamos a prepararnos psicológicamente y a trabajar con distintas perspectivas; una de ellas sería una huelga larga, incluso acampadas, huelgas de hambre, etcétera.

M.O.: ¿En qué momento tomásteis ya medidas drásticas?

J.C.A.: En el momento en que nos comunicaron el cierre. Evidentemente, el mismo día 22 estábamos con ciertas dudas porque no podíamos tener tranquilidad firmando el convenio colectivo. Es una paradoja, y aunque lo hemos dicho muchas veces todavía hay gente que se sorprende: el día 22 por la mañana el Comité de empresa estaba firmando un convenio colectivo y el mismo día 22 en torno a las 18:30 horas, aproximadamente, nos comunican el cierre definitivo de la fábrica de Fuenlabrada. Por tanto, ese mismo día 22 por la tarde sabíamos que el conflictivo iba a ser duro largo y enconado.

M.O.: ¿Crees que parte del boicot ha influido en la decisión final de la Audiencia Nacional de declarar nulo el expediente?

J.C.A.: Para nada creo, y sería una total irresponsabilidad, pensar que la Audiencia Nacional actúa en base a un boicot. La Audiencia Nacional toma decisiones en base a la legalidad, por un ERE que se presenta faltando a la normativa, comunicación y vulneración de derechos, como así se ha dictaminado. Son los ciudadanos los que juzgan a las multinacionales y a las patronales. La Audiencia Nacional ha actuado porque llevábamos un año desde un proceso de integración que se nos venía anunciando, donde los comunicados que se nos entregaban por parte de la dirección de Recursos Humanos nos decían que ese proceso de integración no iba a tener ninguna consecuencia negativa para la plantilla, que era simplemente un proceso de agrupación entre embotelladores. Y así lo mantiene por escrito la dirección de RRHH de Casbega hasta el mismo mes en el que se comunica que se va a plantear el ERE. E incluso el comité de empresa en Fuenlabrada, en el mes de enero, mandamos al director general de CCIP un comunicado hablando de la estabilidad y el proyecto industrial para Fuenlabrada, y se nos contesta que no va haber ninguna afectación negativa para la plantilla.

M.O.: ¿Por qué crees que han decidido que sea la planta Fuenlabrada y no otras las afectadas?

J.C.A.: Esa parte está clara. Desde el inicio el primer mensaje que lanzamos y es político, pero no va solo, llevaba dos patas: una decisión política, acompañada por una decisión evidentemente laboral.

Cuando las 7 embotelladoras de España realizan un proceso donde se forma el embotellador único, primero se inicia con la fusión o agrupación de canje de acciones entre las siete embotelladoras, para ir a un resultado donde la embotelladora catalana termina con un 42% del accionariado de CCIP. Entonces empiezan los acuerdos junto con los accionistas de Andalucía y los accionistas de la parte de Levante, para al final conformar una amplia mayoría del accionariado que es la que pone en marcha el proyecto de CCIP. Entonces ocurre lo evidente, al tener la mayoría del accionariado, no van a cerrar fábricas de sus socios que la han permitido ser accionista y por lo tanto no se iba a atacar Andalucía y no se iba a atacar Levante, y por lo tanto empieza a saberse de alguna manera qué parte del territorio iba a ser afectada. Si tenemos en cuenta que la segunda empresa más grande detrás de Casbega es la catalana, cuando los accionistas actuales exigen rentabilizar y recuperar la parte económica perdida tras la integración, lo hacen, y así lo pensamos nosotros, doblando y cerrando el centro de Madrid. Y consecuentemente, además, ahorrándose los salarios de Madrid, porque da la casualidad que el mejor convenio evidentemente es el nuestro y también es donde hay un mayor número de trabajadores.

M.O.: ¿Cuál es vuestra sensación después de la anulación del ERE por la Audiencia Nacional?

J.C.A.: Sentimos tranquilidad, pero antes de la tranquilidad, ha habido rabia, lentitud. Tenemos que recordar aquel fatídico 1 de abril, cuando Coca Cola España, con Marcos de Quinto a la cabeza, engaña a todos los ciudadanos y con el único afán de que los sigan consumiendo, lanzaban en la prensa, en tirada nacional, que no iba a haber despidos forzosos. Recordamos aquello a bombo y platillo, todos los domingos en tirada nacional. Pasamos al fatídico 1 de abril donde empezaron a mandar las 236 cartas de despidos a los trabajadores del campamento. Por lo tanto ha habido muchas fases en este proceso. Lo importante es quedarnos con la sensación que tenemos los trabajadores del campamento: el trabajo bien hecho, estar tranquilos psicológica como moralmente, porque hicimos lo que nos correspondía hacer, defender el puesto de trabajo, defender el futuro de nuestros hijos y por tanto la tranquilidad de saber que teníamos razón. Nos ha dado la razón la Audiencia Nacional y ahora estamos en la fase de la tranquilidad, de la ejecución de la sentencia, que se va a tener que producir por mucho que la empresa recurra.

M.O.: ¿La lucha hoy por hoy es el único camino que sirve?

J.C.A.: Nosotros, los trabajadores del campamento, CCOO y el comité de empresa entendíamos que antes de entrar en una lucha siempre hay que agotar las vías de la negociación. El problema es que aquí se ha tergiversado y siempre se ha dicho que no queríamos negociar. No es verdad. Fuimos a la mesa de negociación del ERE durante el periodo de consultas con el ánimo de negociar. El problema fue la intransigencia de la empresa que planteaba que los cierres de las cuatro fábricas era innegociable y que lo único a renegocia era la salida económica o las condiciones con las que tenían que salir los trabajadores. Evidentemente, eso nos ponía a los trabajadores en una situación donde evidentemente no nos quedaba otra opción que la lucha.

Hicieron justo lo contrario a lo que dice la actual reforma laboral; la normativa vigente lo dice, que hay que sentarse a negociar para minimizar e intentar reducir los despidos, y por tanto si tú te quieres sentar para intentar minimizar, reducir los despidos y la afectación negativa, evidentemente tienes que negociar el cierre de las fábricas porque si no no puedes minimizar la situación de los despidos. Y fue la empresa la que se negó en todo momento y dijo que el cierre la fábrica no era negociable.

M.O.: Ahora mismo muchos trabajadores están sufriendo un ERE. ¿Qué mensaje lanzáis a estos trabajadores que viven una situación muy similar a la vuestra?

J.C.A.: No hay que generalizar. Lo primero, hay que conocer la situación de dicha empresa, la regulación de empleo planteada. Lo que no se puede extrapolar es que la situación vivida en el campamento de Fuenlabrada sea una herramienta que tiene que valer para todos los ERES. Por ejemplo en mi casa hemos tenido dos ERES en los que yo he participado con anterioridad, se han firmado en la mesa de negociación, pero claro estamos hablando en este caso de un cierre industrial a capricho de la patronal. No es lo mismo un ERE donde se aplica solamente para prejubilaciones voluntarias y siempre marcado por la voluntad de negociar. Hay ERES donde confluyen intereses de las patronales e intereses de los trabajadores, como por ejemplo la edad y el término de una vida laboral y puedan ser tratados en la mesa de negociación. No es igual a un ERE donde salvajemente se despide a los trabajadores. Evidentemente en esos casos lo que se recomienda es la lucha, por eso digo que hay que conocer qué tipo de Expediente de Regulación de Empleo en cada caso.

M.O.: A día de hoy ¿Cómo está vuestra situación laboral tras la anulación del ERE?

J.C.A.: Actualmente estamos esperando a que se ejecute la sentencia para los 236 despedidos del campamento más un compañero despedido de manera forzosa de Alicante. Por tanto no estamos hablando de los voluntarios que se habían adherido a medidas voluntarias como consecuencia de la sentencia y ahora hayan decidido dar marcha atrás, porque la propia sentencia les permite hacerlo. Estamos centrándonos en 236 despedidos forzosos. Hemos registrado en la Audiencia Nacional la ejecución provisional de la sentencia, la readmisión inmediata de los 236 y esa situación en la que estamos, imagino que la AN empezará a trabajar con los expedientes y se entiende que será cuestión de días, que en un breve plazo la patronal tendrá que darnos de alta otra vez y hacer los ajustes que corresponda en materia de prestaciones de desempleo y evidentemente empezar a cobrar los salarios que se nos adeuda.

M.O.: ¿Y ahora, vais a levantar el campamento?

J.C.A.: Pues es una cuestión que todavía no está decidida, pero posiblemente la respuesta sea no. Si entramos a trabajar por la vía de la readmisión por la sentencia y no por la vía de un acuerdo, significará que el conflicto no está cerrado. Hasta que no desaparezca el conflicto laboral deberíamos mantener el campamento, el ERE registrado no caduca hasta el 31 diciembre, por tanto tenemos que seguir atentos y con la guardia bien alta si no se retira. Mientras tenga vigencia deberíamos de mantener latente la lucha, para que la empresa no se olvide de que si tiene malas tentaciones por su parte, volveremos a la lucha, y por tanto quizá sería recomendable mantenernos acampados. Por ultimo, reiterar que si Madrid no fabrica, Madrid no consume.

Mundo Obrero (26.07.2014)

Spanish Basque Catalan English Galician Portuguese
Jueves, 29 Julio 2021
02:25:54

Agenda

Sin eventos

La Internacional

Participamos

Audiovisual

  1. Video 1
  2. Video 2
  3. Video 3
  4. Video 4
  5. Video 5
  6. Video 6

Blogs destacados

Blogs destacados

¡Participa dándonos tu opinión!